Estudios indican que las situaciones de violencia de género en la adolescencia se están manifestando con frecuencia creciente y que, en muchas ocasiones, se produce en forma de control. Los datos también demuestran que ente las y los adolescentes este tipo de violencia psicológica no se percibe como tal e incluso se llega a normalizar. Acciones como exigir la contraseña de las redes sociales de la pareja o espiar sus conversaciones no son extrañas, como tampoco lo es ir más allá y censurar el tipo de fotografías publicadas, con qué personas se contacta o, incluso, exigir el envío de imágenes íntimas como una prueba de amor o, lo que es aún más perverso, como elemento de control para un posterior chantaje.

La campaña nace para dar respuesta a esta situación, y centra su foco en mostrar como violencia de género diez acciones que algunos chicos adolescentes realizan con sus parejas o exparejas. El objetivo es visibilizarlas y provocar la reflexión para su posterior rechazo.

Estos son los comportamientos sobre los que la campaña quiere llamar la atención de la población más joven con el fin de provocar primero la reflexión para que, después, sean eliminarlas como prácticas limitantes y agresivas

  1. Acosar o controlar a tu pareja usando el móvil.
  2. Interferir en relaciones de tu pareja en Internet con otras personas.
  3. Espiar el móvil de tu pareja.
  4. Censurar fotos que tu pareja publica y comparte en redes sociales.
  5. Controlar lo que hace tu pareja en las redes sociales.
  1. Exigir a tu pareja que demuestre dónde está con su geolocalización.
  2. Obligar a tu pareja a que te envíe imágenes íntimas.
  3. Comprometer a tu pareja para que te facilite sus claves personales.
  4. Obligar a tu pareja a que te muestre un chat con otra persona.
  5. Mostrar enfado por no tener siempre una respuesta inmediata online.

Los mensajes, aunque identifican formas de daño psicológico, presentan a unas mujeres empoderadas y apoyadas por las personas cercanas y la sociedad, ejerciendo resistencia a las situaciones de control y agresiones ejercidas por sus parejas. Además de una imagen que se distribuirá en las redes sociales, cada una de las diez acciones se encuentra reflejada en una breve animación. Estas animaciones, por un lado, ayudan a comprender mejor el mensaje y a empatizar con la situación y, por otro, contribuirán a su viralización y visibilidad en diferentes plataformas.

La campaña incorpora el hashtag #HaySalida, lema promovido en anteriores acciones por la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género, y el hashtag #fuerzaenmivoz, utilizado por Twitter en su línea de actuación para el empoderamiento de las mujeres en el contexto digital.

Anuncios